A propósito de vivir en tierra extraña

Recientemente vi el documental de Iciar Bollain: En tierra Extraña (2014), que muestra  testimonios de emigrantes españoles que, debido a la crisis económica se han ido a Edimburgo, en busca de oportunidades laborales y me hizo pensar en tantas historias pasadas y presentes que conozco, que he vivido y que atiendo en tanto sus secuelas, así que me decidí a escribir este artículo.

Cada uno de nosotros observa una escena, ve una película y elabora su propia versión de la misma, este documental por supuesto tiene una intención de denuncia, de testimonio de una situación social y de crítica a un sistema y sin desconocer su valor en ese sentido, a mí lo que me atrapó fueron los testimonios, su honestidad, la alegría, la tristeza, la nostalgia, el drama, la ilusión, el orgullo con que cada uno de los protagonistas muestra su experiencia.

Me quedé con ellos, pensando en lo que muestran, lo que dicen y lo que callan, en cómo lo han vivido, cómo lo han afrontado, que aspectos de sí mismos se han puesto en juego en esta experiencia,  en qué medida la migración  ha cambiado sus identidad, su vida.

Así que en torno a esos pensamientos y lo que ellos me han hecho reflexionar  intentaré aportar desde la psicología, una serie de ideas que nos ayuden a comprender esta intensa experiencia en la vida de muchas personas como lo es la migración.

La migración es una vivencia dura porque lleva implícitos cuanto menos dos procesos de cambio de forma simultánea,  uno es el de separación y el otro es de adaptación. En el primero la persona tiene que hacer un distanciamiento de la familia, los amigos, el país, la lengua,  la tierra, los olores sabores, la comida, el clima, entre otras cosas  y en el segundo el migrante hace un esfuerzo de integración a un medio nuevo que difiere en códigos y hábitos.

Es un proceso dinámico, no lineal, tiene progresos y retrocesos, tiene pérdidas y ganancias que producen cambios que abarcan tanto las relaciones externas como internas de la persona y su identidad.

Se viven momentos de ambivalencia emocional (alegría por haber conseguido llegar, tristeza por lo que acaba de abandonar), confusión, miedo, rabia, impotencia, sensación de soledad, conflictos entre normas que trae incorporadas y la de su nuevo lugar de residencia o conflictos por ausencia de las mismas, elementos que los protagonistas en el documental expresaban o dejaban entrever.

La migración no es igual para todas las personas, se vive de manera totalmente individual aunque se emigre en pareja o en familia, su transcurso y el ritmo con el que se experimenta es totalmente particular; está  condicionada además por los  aspectos sociales, culturales, lingüísticos, religiosos, el género, la edad, los factores económicos, su duración (si es temporal o a largo plazo) si es voluntaria o forzada, etc.

La migración implica  realidades nuevas, es una incursión en lo desconocido, comprometerse con hechos futuros que no son previsibles y afrontar sus consecuencias,  esto provoca de forma inevitable sentimientos de ansiedad y tristeza que hacen  que la persona sienta  la necesidad de adherirse a lo conocido y evitar el cambio.

La probabilidad de  que una persona viva  su migración de forma positiva  irá en función de la personalidad, de sus recursos internos, de las redes de apoyo con las que cuenta, y las condiciones sociales, económicas y de seguridad en las que se desarrolle su proceso migratorio.

Por positiva que sea la experiencia migratoria  y aún siendo favorecedoras  las circunstancias en las que se desarrolla (dinero, trabajo, compañía, posición social), implica un duelo[1] que necesita ser elaborado. Si la persona consigue hacerlo manera exitosa, la migración se convierte en  una experiencia de crecimiento vital y si fracasa tiene consecuencias a nivel emocional.

El duelo migratorio se puede manifestar o no desde el inicio de la migración, puede que se dé un período de latencia  o darse un duelo postergado, su  vivencia depende de la personalidad previa de cada persona y de las circunstancias en que la viva.

No se tratar de eliminar a cualquier precio toda sombra de preocupación y de nostalgia quitando importancia a las pérdidas, negándolas o dando fármacos para que la persona no sienta en ningún momento tensión, preocupación, tristeza, añoranza, pena, éstas vivencias forman parte de la experiencia de la vida y de la adaptación al medio.

Hay riesgos que pueden complicar el duelo migratorio como situaciones de explotación laboral, situación de marginalidad, condiciones inadecuadas de la vivienda, situación de irregularidad documental, racismo y a nivel personal, duelos mal elaborados, resistencia al cambio, voluntariedad o no de la migración, desconfianza en el ser humano, capacidad de resolución de problemas y comunicación, estructura débil de personalidad, trastornos psicológicos previos.

En la medida que ese duelo vaya siendo elaborado la persona podrá ir integrando de manera progresiva de los elementos de la nueva cultura. Recuperará el placer de pensar, desear y de la capacidad de hacer  proyectos de futuro,  en relación con el cual el pasado es vivenciado como tal y no como paraíso perdido. En éste momento se considera que se habría realizado la elaboración del duelo por el país de  origen hasta donde sea posible hacerlo, porque  tal vez sea un proceso que no termine nunca.

Lo anterior facilitaría la integración  en la nueva cultura, sin tener que renunciar a la propia, promoviendo un enriquecimiento del personal, con la consolidación de un sentimiento de identidad remodelado y generando un cierto sentimiento de  pertenencia.

Para terminar es importante decir que todos este proceso de adaptación y  duelo migratorio  es normal y necesario, solamente se convierte en problemático cuando  la persona siente que es incapaz de afrontarlo  y modificar su realidad y le conlleva un sufrimiento importante.

24151_335723296482_586856482_3761246_7779284_n

Diana Vilar Rubiano

Psicóloga, Máster en Psicoterapia, especializada en Salud Familiar-Comunitaria y Migraciones Internacionales.

http://www.psicosocialsevilla.es/psicoterapia-online/

[1] proceso de adaptación emocional que sigue a cualquier pérdida de personas, aspecto u objetos significativos (valiosos) con reacciones, emocionales, físicas, cognitivas y sociales. Su elaboración se refiere al proceso que vive la persona hasta que lo supera.

“En psicoterapia es importante centrarse en el “aquí y ahora” para darse cuenta de sí mismo”

“En psicoterapia es importante centrarse en el “aquí y ahora” para darse cuenta de sí mismo”

Hoy hablamos con Diana Vilar, psicóloga sevillana especializada en psicoterapia psicoanalítica y en salud familiar, que nos explica cómo ayuda al paciente a resolver las dificultades que se dan en el día a día.

Miedo a los perros (miedo irracional a los perros: cinofobia) o intolerancia

Esta preciosidad es la causante de tanto miedo…

ahora en serio, ¡hablémoslo, analicémoslo!

Imagen

Este fin de semana  en mis paseos matutinos con mi perra me he cruzado con dos personas adultas diferentes en  días consecutivos, que me han dicho que mi perra les va a morder,  que si les puedo alejar el animal de ellas, que por favor lo agarrara bien, que la aguante…  que le tienen miedo, pánico, que no lo pueden evitar, una me alcanzó a decir que la perra había girado la cabeza dos veces para mirarla, en fin…  Mi perra en ambos casos ni siquiera se había percatado de sus respectivas presencias porque estaba inmersa en el olisqueo de la hierba húmeda de la mañana, que le produce un enorme placer.

Como persona que ama y disfruta de los animales,  me  incomodan ciertos  comportamientos y actitudes que tienen algunas personas frente a los perros, pero hay que diferenciar quiénes son simplemente intolerantes y quiénes padecen de cinofobia, porque las respuestas tanto personales como profesionales no son, ni pueden ser la mismas.

De la intolerancia ya hablaremos otro día… por ahora hablemos del miedo, éste es una reacción humana ante el peligro,  es decir es una reacción adaptativa, todas las personas tenemos miedo en ciertos momentos y situaciones, pero si éste se vuelve intenso  e irracional, afectando el normal desarrollo de la vida diaria, hablamos de una fobia.

La fobia se puede definir como un tipo de  trastorno de ansiedad, quien lo padece, experimenta un miedo intenso y constante ante ciertas situaciones o ante cualquier objeto, animal, persona o actividad, acompañado de  síntomas físicos y  conductas de evitación.

La cinofobia, es una fobia específica, desencadenada por la presencia de un  perro, que en muchos de los casos, por no decir la mayoría, no esta asociado a una situación real de ataque en la historia vital de quien lo padece. La sola presencia de éste animal y más aún si es grande,  les angustia de tal manera  que hace  que pierdan el control, su mente se inunda de pensamientos negativos, sudan, padecen taquicardia,  se tensionan muscularmente, entre otros síntomas.

Este miedo puede además verse  incrementado por el entorno, por ejemplo por: los comportamientos irresponsables de algunas personas dueñas de animales  o  el sobredimensionamiento de la información en los medios de comunicación,  en los casos en que realmente un perro ataca a una persona.

Es importante que entendamos que  la persona percibe que ésta situación se le escapa de su control, le supera, por tanto no hay que restarle importancia a ésta situación que conlleva un grado de malestar y sufrimiento importante para la persona que lo experimenta.

Para terminar es importante aclarar, que las fobias  no desaparecen, ni se “curan” solas,  los razonamientos y las evidencias no son eficaces para superarlas. En un primer momento los ejercicios de respiración y relajación, pueden ser herramientas útiles para eliminar la tensión muscular, reducir y  controlar  los síntomas, pero por sí solas no son suficientes, es necesario buscar ayuda de un psicólogo-psicoterapeuta para que la persona pueda comprender y trabajar sobre su malestar y síntomas, consiguiendo finalmente no ver perturbada su vida, trabajo, actividades sociales, relaciones personales, etc.